Los furbys y tamagotchis, esos grandes inventos de la ingeniería en juguetes llegaron en la segunda mitad de los noventa, pero no hubiera sido posible si 50 años atrás no hubiera existido Sparko, el perro robot.

Comments are closed.